Acción altruista

  • Miércoles, 14 Junio 2017 06:39
  • Publicado en Editorial
  • Visto 217 veces

Con el objetivo de promover la donación de sangre de manera altruista, la organización Donadores Compulsivos, en coordinación con el Instituto Tecnológico de Colima y el personal del Banco de Sangre de la Secretaría de Salud y Bienestar Social del Gobierno del Estado, llevó a cabo este martes la primera jornada de donación de sangre denominada “Donadores Estudiando”.

                Durante el transcurso de dicha jornada, que se efectuó en el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, se logró la aportación de 55 unidades de sangre en menos de 6 horas, e incluso se prolongó dada la aceptable y plausible respuesta del estudiantado, a tal grado que se rompió un récord estatal en lo que se refiere al proceso de donación de plasma.

                Lo benéfico de este procedimiento altruista, valga consignar, es que las unidades donadas se orientarán a salvar vidas de hasta cuatro personas que requieran de transfusiones por alguna enfermedad o emergencia.

                Una tarea noble, loable y altruista la que emprenden, sin duda alguna, los integrantes de la organización Donadores Convulsivos, pues de acuerdo a  lo declarado por el cofundador de dicha agrupación, Sigi Pablo, y que se publican en la edición de hoy de esta Casa Editora, “se realizan jornadas de promoción y donación de sangre desde hace 18 meses, logrando captar la participación de 755 donadores compulsivos…”

                Y lo mejor es que la suma de esfuerzos continuará y, más aún, se acrecentará, es decir, no se constreñirá a lo ya logrado, no será llamarada de petate ni producto de estados de ánimo, para jalar reflectores o para cumplir con objetivos prestablecidos, sino responde a un genuino interés de salvar vidas a través de la donación de sangre.

                Se hace un llamado se convoca, se exhorta, se insta de la manera más ferviente a la población en general, sobre todo a los jóvenes, a participar activamente en la donación de sangre de manera voluntaria y altruista, porque uno nunca sabe cuándo se pueda necesitar, ya sea para un familiar o uno mismo, y sea demasiado tarde o no haya una respuesta expresa.

                Contribuyamos, pues, a la donación de sangre para salvar vidas, amén de la satisfacción de hacer algo maravilloso por los demás., amén de favorecer la salud de quien lo practica.

Valora este artículo
(0 votos)
  • tamaño de la fuente