Renuncia en educación

  • Jueves, 12 Octubre 2017 06:35
  • Publicado en Editorial
  • Visto 16 veces

En aras de abonarle a la concertación, a su palabra empeñada de lograr acuerdos y a destrabar totalmente el conflicto con el magisterio, el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez aceptó la renuncia presentada la víspera por el hoy ex secretario de Educación, Oscar Javier Hernández Rosas, y nombró encargado del despacho a Jaime Flores Merlo, un profesor de amplia y probada trayectoria en la entidad.

                Se manejó por parte del mandatario que Hernández Rosas -como suele ocurrir en este tipo de situaciones- renunció “por motivos personales”, pero quizás haya sido solicitada la dimisión por Ignacio Peralta a fin de abonarle al diálogo y a los acuerdos, dar estabilidad y continuidad a la calidad educativa y mantener las relaciones tersas, de entendimiento y negociación con las Secciones 6 y 39 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (Snte), encabezadas por Héctor Prisciliano González Aguilar y Heriberto Valladares Ochoa, respectivamente.

                Con la renuncia de Oscar Hernández ya son tres los secretarios que han dejado el gabinete de Ignacio Peralta Sánchez, siendo los otros dos casos, Carlos Salazar Silva e Indira Vizcaíno Silva, en las carteras de Salud y Desarrollo Social, en ese orden, donde la constante es que el titular del Poder Ejecutivo exige resultados y no tanto para él como gobernante, sino para el pueblo de Colima y sus habitantes.

                Y el gobernador no aceptó la renuncia del ahora ex titular de la SE para dar respuesta a posturas que se pudiesen calificar como inflexibles, recalcitrantes o condición sine qua non de los dirigentes del magisterio en lo particular y los maestros en general, sino para honrar a su palabra de levantar el paro que tenía un mes afuera de la Secretaría del ramo, tender los puentes del diálogo y la negociación durante las mesas receptoras de peticiones y propuestas y dar fin al conflicto, orientado a que en Colima continúe siendo de calidad y calidez la educación.

                Como se sabe, en el estado no ha habido problemas en el magisterio como sucede en otras entidades del país, que llegan incluso al paro de labores, pues a lo más que se ha librado aquí es a trabajar bajo protesta, pero no dejan de impartir clases las y los maestros, tanto los federalizados como los estatales, lo que pone de manifiesto su compromiso, responsabilidad, ética profesional y espíritu de servicio.

                En el marco de la renuncia de Hernández Rosas, el gobernador le reconoció que“llevó a cabo un extraordinario trabajo en la implementación de la reforma educativa en la entidad…”, a la vez que, dijo, “somos de los estados que mejor vamos en la implementación de la reforma educativa…”

                Con la renuncia recibida de Oscar Hernández, el mandatario estatal posibilita que este sector avance no sólo para bien de los docentes en cuanto a sus conquistas sindicales, sino también para los educandos, aunado deja constancia que la educación sigue siendo una de las políticas públicas más importantes de la administración peraltista.

Valora este artículo
(0 votos)
  • tamaño de la fuente