Merkel y Macron sufren descalabro

Merkel y Macron sufren descalabro Agencias

(Agencias)

Los dos principales líderes europeos sufrieron descalabros en las elecciones legislativas que enfrentaron ayer en sus respectivos países.

En Alemania, el partido de la canciller Angela Merkel, la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su hermanada Unión Social Cristiana (CSU) de Baviera, obtuvieron “su peor resultado desde 1949” y desde el nacimiento de la República Federal: 32.9% de los votos para el Parlamento.

En tanto, el socio de Merkel, el Partido Socialdemócrata (SPD), logró su peor resultado en unas elecciones generales desde el fin de la Segunda Guerra Mundial: 20.6% de los votos.

El líder del SPD, Martin Schulz, reconoció que la de ayer fue una “jornada difícil y amarga para la socialdemocracia”, y anunció que su partido ya no formará parte de la coalición con el CDU y CSU para formar un gobierno y estará del lado de la oposición.

Con ello, la única mayoría que puede mantener a Merkel en el poder pasa por una alianza con los liberales del Partido Liberal Democrático (FDP) y Los Verdes.

El mayor obstáculo de esta opción radica en que ambos partidos defienden posiciones opuestas en multitud de temas, como la migración o el diesel.

Las negociaciones podrían durar hasta finales de año, y Merkel no será designada canciller hasta que se forme una nueva mayoría.

Por si fuera poco, el partido nacionalista islamófobo Alternativa para Alemania (AfD) recibió el apoyo de más de 13% de los electores, evidenciando el rechazo de una parte importante de la población a la recepción en Alemania de más de 1.3 millones de solicitantes de asilo desde 2015.

Es la primera vez que una formación de ese espectro entra en el Bundestag o Parlamento desde los años 50 y, aunque ya tenía escaños en 13 de las 16 cámaras regionales del país, la presencia a escala federal multiplicará su resonancia y su financiamiento público.

El diario alemán Bild calificó la jornada de ayer como un “sismo electoral”.

LA PRIMERA DERROTA DE MACRON

En Francia, el movimiento del presidente Emmanuel Macron sufrió su primer revés en las urnas ayer, en las elecciones para renovar la mitad de los escaños del Senado.

Como lo anunciaban los sondeos, Macron, que alcanzó la Presidencia en mayo y arrasó en los comicios legislativos un mes después con el partido que creó hace un poco más de un año, La República en Marcha (LRM), no logró repetir la hazaña en estas elecciones indirectas.

Según los primeros resultados, LRM, que tenía 29 senadores gracias a los que se habían pasado a su formación desde otros partidos, principalmente del Partido Socialista, podría conseguir entre “20 y 30 senadores”, muy lejos de los 50 que se había propuesto.

Los Republicanos, el principal partido de oposición de derecha, que dominaba el Senado saliente con 142 de 348 escaños, ampliaría su mayoría.

El Partido Socialista, que tras el impopular mandato del expresidente François Hollande ha sufrido varios fracasos electorales, obtendría mejores resultados de lo previsto y con alrededor de 70 representantes se mantendría como la segunda fuerza del Senado.

Valora este artículo
(0 votos)
  • tamaño de la fuente